Juan Disante

cuando el día se apaga comienza el despiece
perder la casa es rápido
volver a levantarla toma mucho
a veces vuelven casas que son llagas
que son ruinas
que falsifican la vuelta

pero nunca olvidamos

asoma el pálpito cuando el día florece 
de la memoria activa
vuelven a brotar las casas
que no cejan
que no se domestican
la alegría está en nuestras raíces
cómo no vamos a querernos 
si la vida está buena
pese a todo
crecemos como candiles 
como moradas


Andrés Fabián Valdés


Justina Cabral y Ezequiel Cámara

NIEBLA

Niebla, suspiro de alma,
carente de su sueño,
en pena, con la sangre…
¡La sangre de los besos!

Hablando con la noche,
por cada pensamiento…
¡Con las alas del río
me los llevo lejos!

Y por amar la luna,
con amarres al cielo,
cambió de sol el frío
y cobijó mi pecho.


Valentina Salgues

 I

Cuando niña existió en mi una fascinación por la manufactura relojera Cartier. Pues, les pedí a Relojes Cartier la Eterna Juventud a cambio de vivir dentro del Tiempo, dentro del Reloj universal que en ese entonces llevaba el nombre de aquella marca de relojes francesa. Ellos me cedieron el deseo. A pesar de que era bastante joven, pero quería seguir siéndolo. Y abandoné a mi familia, a mis amigos, a la escuela y a todos los ―chiches‖ y lo único que llevé fue un espejo para verme todos los días Niña, y no crecer jamás.
También abandoné a mi amiga Blanquita…

Adoraba estar dentro de ese inmenso reloj, y mover con toda mi fuerza las agujas, de la forma más coordinada posible con la certeza de que siempre iba a ser niña, a pesar de que el tiempo pasara. Pues, lo hacía muy bien y también se sentía bien sudar tanto e hidratarse con el mismo sudor. Y jugar con el tiempo. Y estar convencida de que obtendría la eterna juventud.

TEXTOS DEL LIBRO: ATLÁNTOV

Federico Spoliansky

Dudar, matracar sobre penurias es propio del bonaerense y del porteño, sean doctos o iletrados; toda charla parece interconsulta. Es difícil contener la duda, la contamos. Rueda como el tambor de un lavarropas, de principio a fin y da capo al infinito no se agota de girar sobre sí. Dudar es un vaivén: sacar la cola o meterla, sacar la lengua y meter púa, guantear, ¿guanteamos? Si contamos nos opinan.

La tramoya de la duda opera en el conurbano y en la CABA. Dalmiro Sáenz dijo: “Dudá solo en voz baja”. Escribo solo en voz baja. Escribir es un vaivén: sacar la cola y meterla, sacar la lengua y meterla, pisar y meter la pata, mano, mula, subir y bajar la capucha. Escribir endeudado mandamás: ¡Sacá pecho! ¡Poné cara! ¡Meté panza! Pecho, cara, panza, pucha; habiendo pucha pongo pucha.

CREACIÓN Y OTROS MICRORRELATOS

             Atilano Sevillano

CREACIÓN 
Para el séptimo día ya había terminado todo lo que se propuso. Comprobó que el guión que había escrito a lo largo de la semana era bastante aceptable. Sus personajes ya habían improvisado algunas escenas y se habían realizado algunas tomas. Por todo ello decidió tomarse un breve descanso. Al octavo día: luces, cámara…¡acción¡, ¡cooorteeen¡ gritó el Creador. El estreno resultó todo un taquillazo. 

DESENCUENTROS 
Adán perseguía a Eva por el jardín edénico, pero no le dio alcance. Se encontraba posando para otro cuadro. 
Caín perseguía a su hermano Abel por el páramo , pero no le dio alcance. Se encontraba protagonizando otra película.